Rentabilizando los idiomas

Publicado por Admin de Formacion y Cursos en

Seamos claros desde el principio: saber idiomas abre muchas puertas. Algunos afirman que en realidad teniendo conocimientos de lenguas extranjeras hay tres salidas para los que los poseen: por tierra, mar y aire. Pero volviendo a la seriedad de un tema tan de actualidad, queremos comentar hoy la enorme autonomía que te va a dar hablar otro idioma además del propio.

Para ello quizás habría que empezar por el principio, es decir, contactar con una guía de academias de idiomas de las que hay en Internet. El enlace que os hemos proporcionado no es uno cualquiera, se trata de una página excelente donde vas a encontrar un montón de profesionales que te van a enseñar con garantías el aprendizaje de un idioma. Muchos son los que creen que esto es algo sencillo de llevar a cabo, pero nada más lejos de la realidad. Si a nosotros nos cuesta bastante tiempo dominar nuestra propia lengua, imagínate aprender otra que nos es distinta. Por eso, además de que busques una buena academia en la guía anteriormente enlazada el consejo principal que te podemos dar es: paciencia.

Otra cuestión de interés tiene que ver con el aprendizaje propiamente dicho. Tenemos una costumbre poco práctica que consiste en pensar que acudiendo a la academia vamos a adquirir una nueva lengua por capilaridad, ósmosis u otra cuestión. Sin embargo la cosa es más complicada que todo eso. En efecto, en la academia vamos a hablar, conversar, haremos ejercicios para ir asumiendo la gramática de forma conveniente… Pero con eso no basta. Tenemos que hacer nuestro propio trabajo por nosotros mismos. Hay que leer, escuchar y escribir en el idioma que queramos aprender. Si no lo hacemos así de poco nos va a servir que estemos atentos a lo que tengan a bien enseñarnos. El idioma, como otras muchas cosas, se aprende con la constancia y practicando un riego adecuado. Si no lo hacemos así poco vamos a avanzar, la verdad.

Y por supuesto, hazte un favor: fuera timidez. Adquirir un nuevo idioma consiste básicamente en hablar con todo el mundo en ese idioma. Así que charla con tus compañeros en inglés, francés o alemán, interactúa con el profesor, entra en canales de conversación en lenguas extranjeras, conversa con los nativos que tenga la academia, etc. De lo que se trata es de fomentar y explotar todos y cada uno de los recursos que están a tu alrededor. Y teniendo como tenemos ahora mismo una tecnología al alcance de nuestra mano es absurdo que no la usemos. Cualquier película de la televisión la podemos ver en versión original, bien a través de DVD, bien gracias a las características de la TDT. Y como este ejemplo, muchos otros más. Es obvio que así es como verdaderamente haremos las cosas bien y terminaremos por adquirir el idioma, que en realidad de eso se trata…


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *